enero 07, 2009

Una vez más...

Una vez más, tú, distante, me miras con ojos fijos
Una vez más vi la angustia sumergida en nuestra cama, despierta a plena luz nocturna, las sabanas, como hielo, pasan sobre mi pecho, mi corazón late
y yo sin poder respirar, suspendida entre la realidad y la inconciencia,
colmada por tus manos mágicas, que aunque se van...
repasan mi piel, en esos momentos que somos encanto y pasión.

Siento tu aliento vestir mi cara, tu cuerpo entregado...
Mis manos... detenidas por tus besos (no más caricias de dedos torpes)
Aunque tu no regreses...



© Yngrid

2 comentarios:

Anónimo dijo...

comtundente prosa de la infaltable paradoja de cercania fisica y distancia espiritual.
Felicitaciones
AEI ZEN

Agrh. dijo...

buena forma de expresarte.

me gusto mucho este post !

Saludos y te invito a pasar por mi blog! :)